Tiramisú

tfin

Cuando me he sentado a escribir esta receta me he acordado de algo importante. Estuve en el año 2004 en Italia y no probé un tiramisú. Sí que probé otras cosas, pero un tiramisú no. Yo a los 13 años no tomaba aún café. Me encantaba su olor, pero ya sabéis que algunos padres dicen que es cosa de mayores 😉

Buscando información sobre los orígenes de este postre, he sabido que tiene su origen en la parte Este del Norte de Italia, en la región del Véneto. En lengua véneta, la expresión “te tira su” y en la italiana “ti tira su”, equivaldría en la lengua española a algo así como “tentempié”. Y dicho esto, vamos con esta rica receta:

Ingredientes para 5 personas:

  • 23 bizcochos (soletilla, savoiardi…)
  • 1 taza de café
  • 1 chorrito de licor amaretto
  • 5 huevos
  • 1 tarrina de queso mascarpone
  • 3 cucharadas soperas de azúcar
  • Cacao en polvo
  • Chocolate negro 85% cacao
  • Una pizca de sal

t1

Bien, comenzaremos separando las cinco yemas de las claras. Por un lado echamos en un cuenco las cinco yemas y en otro cuenco solo reservaremos dos de las claras. En una jarra de batidora echamos las cinco yemas y las tres cucharadas de azúcar. Con la ayuda de unas varillas eléctricas vamos a batir hasta que se vuelva de un color más claro y medio espumoso. Si no disponéis de varillas eléctricas podéis hacerlo a mano.

t2

En un bol ponemos el queso mascarpone y lo machacamos un poco con una cuchara. Ahora añadimos la mezcla de yemas y azúcar y removemos bien. Reservamos en la nevera y nos ponemos con las dos claras. En un vaso para batidora añadimos las dos claras y una pizca de sal. Batimos con las varillas eléctricas hasta que queden a punto de nieve. Ahora añadimos las claras en el bol que lleva el queso, las yemas y el azúcar. Vamos a integrar con movimientos envolventes y delicados.

t3

Cogemos un recipiente de cristal o similar y vamos a ir montando el tiramisú. Ponemos en un cuenco el café que ha de estar frío y echamos un chorrito de licor si queremos en este punto. En la base del molde escogido ponemos como dos cucharadas de la mezcla de crema. Ahora remojamos un par de veces los bizcochos y vamos poniendo en el fondo. Cuando hayamos cubierto el fondo, ponemos la mitad de la crema encima.

t4

Ahora repetimos la operación de los bizcochos y por último vertemos el resto de la crema. Alisamos un poco si es necesario y dejamos reposar un mínimo de 7 horas. Yo lo dejo de un día para otro. Cuando vayamos a servir espolvoreamos con cacao y rallamos un poco de chocolate negro por encima y ¡a disfrutar!

Anuncios

Bizcocho de nueces, canela y cardamomo

Imagen

Hasta hace bien poco yo solo conocía el cardamomo gracias a mi familia árabe. Solo lo había visto utilizar en el café, y ahora yo hago varias recetas con esa especia tan aromática y singular. Esta vez la he utilizado para hacer un rico bizcocho. Lo he utilizado en la masa y no en el relleno, y cuando encuentras un trocito de la semilla es increíble lo que te hace sentir. Su aroma y sabor es fuerte pero suave. Os recomiendo que lo probéis en esta receta. Vamos con este rico bizcocho:

Ingredientes para un molde de unos 30 cm de largo:

  • 115 gr de mantequilla
  • 200 gr de azúcar
  • 2 huevos batidos
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 5-6 semillas de cardamomo bien machacadas
  • 300 gr de harina
  • 1/2 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 120 gr de buttermilk casero ( esto lo hago mezclando la leche con 4 cucharaditas de limón y dejando reposar 10 minutos)Imagen

Ingredientes para el relleno:

  • 100 gr de nueces
  • 100 gr de azúcar
  • 2 cucharaditas de canela en polvo

Imagen

Ponemos en un bol grande la mantequilla bien blandita junto con el azúcar. Mezclamos bien hasta que se integre. Añadimos un huevo batido y después el otro, y a continuación la cucharadita de esencia de vainilla. Ahora echamos la harina tamizada junto con la levadura, el bicarbonato y la sal. Añadimos el buttermilk y las semillas machacadas de cardamomo. Mezclamos bien y reservamos. Vamos con el relleno. En un bol ponemos el azúcar, la canela y las nueces. Yo lo machaco con un mazo de madera ya que no me gustan muy picadas.

Imagen

Ahora cogemos el molde y lo untamos con mantequilla. Vertemos la mitad de la masa y encima ponemos la mitad del relleno. Repetimos la operación quedando por último el relleno encima. Metemos en el horno que tendremos precalentado a 180ºC y horneamos durante unos 40 minutos. A los 15 minutos yo pongo papel de aluminio encima para que las nueces no se quemen. Para saber si está o no hecho, pinchamos con un cuchillo y si sale seco es que está listo. Sacamos del horno y una vez frío ya podemos desmoldar. Veréis que esponjoso queda este bizcocho. Ideal para tomar acompañado de un café calentito. Imagen